… without direction or destination

Amor de la vida. De una vida. De mi vida.

Conversaciones en la calle, en el coche o en la cama. Conversaciones que llevan a observar cada detalle con paciencia, con quietud. Cada brillo diferente que reflejen sus ojos; si mira a la izquierda, a la derecha, si te mira. Te quedas unos segundos aguantando la respiración, imperceptible e inconsciente, a que aguanten esos ojos junto a los tuyos un ratito más, pero sabes que llegará el momento en que se marchen de tu dirección.

Miras cada gesto, mides cada palabra. Sigues cada movimiento. Una sonrisa mueca te sale, aunque tú no lo sabes.  Le pertenece toda.

Le dedicas un impulso y le besas. Le besas con calma y fuerza. Quieres sentir y sostener las curvas de sus labios. Que no haya espacio ni para el aire. Piensas de minuto a minuto que te quedarías así 10 más.

Abres los ojos, pero todavía no ha acabado. Detienes el tiempo un segundo para observar que ambos miráis el deseo del otro; pasas la mano, sin soltar sus labios, alrededor de su nuca, enredando algún pelo entre tus dedos mientras notas sus manos, coordinadas, partiendo de tu cintura y con destino a tu espalda. Te aferra con fuerza y hace desaparecer el milímetro de distancia que os separaba.

-“Todo es tuyo ya“, piensas.

Dejas tu cabeza y tu cuerpo fluir con el suyo. Fluye y fluye.

Anuncios

Una respuesta

  1. Precioso ^^

    abril 11, 2017 en 6:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s